Adelgazar adecuadamente: ¿perder peso o perder grasa?

0
183
Dieta. Kiffemybody

Cuando hablamos de adelgazar estamos hablando de perder peso pero…

¿sabemos qué es en realidad perder peso?

Diferencias entre perder peso y perder grasa corporal:

Puedes perder peso... perdiendo músculo y aumentando grasa lo cual NO es bueno.

Puedes aumentar peso… perdiendo grasa y aumentando músculo y eso ES bueno.

¿Pero… por qué?

Peso:

El peso del cuerpo está compuesto por órganos, músculos, huesos, grasas y agua.

Al hablar sobre perder peso estamos refiriéndonos a disminuir el peso del cuerpo en general, es decir, perdemos agua, masa muscular y grasa.  

Grasa:

La grasa corporal es uno de los principales componentes del cuerpo, es esencial para funcionar correctamente, pero es responsable del aumento de talla. Tener un exceso de grasa puede llegar a suponer un problema grave de salud, debido a que está relacionada con la obesidad o sobrepeso y enfermedades cardiovasculares.

La grasa es un elemento de nuestro cuerpo, mientras que el peso es la suma de todos los elementos puestos en una báscula.

Por esto, cuando necesitamos perder peso es necesario perder grasa; la grasa pesa menos que el músculo pero ocupa mucho más espacio.

TU PESO PUEDE AUMENTAR AUNQUE EN REALIDAD ESTÉS ADELGAZANDO

Debemos realizar ejercicios de cardio y fuerza, estos nos ayudan a generar masa muscular. Si los combinamos, aumentará nuestra masa muscular y probablemente subamos de peso incluso quemando más calorías y grasa.

En el momento de estar en reposo, también estaremos quemando calorías debido a que el músculo necesita más energía (calorías) para mantenerse y repararse.

¿Cómo reducir la Grasa Corporal?

Para poder reducir nuestra grasa corporal necesitamos saber lo que nos está dañando:

La mala elección de alimentos, falta de ejercicio, sueño, estrés, ansiedad, el tiempo, entre otros. Debemos de tener en cuenta que la alimentación no es lo único que influye en el aumento de grasa.

Para poder ayudar al cuerpo a perder grasa debemos:

  • Tener la Nutrición adecuada
  • Realizar ejercicio físico
    • Aumentar el gasto energético.
    • Activar mas masa muscular.
    • 75 % de Ejercicios básicos, cargas altas, y buena recuperación.
    • 25 % final alta intensidad, ejercicios compuestos, pausas cortas.
    • Trabajo Cardiovascular, mejor en ayunas.
  • Tener un buen estilo de vida
    • Respetar las horas y la calidad del descanso.
    • Reducir al máximo los niveles de Estrés.
    • Evitar hábitos perniciosos como el consumo de Alcohol, tabaco, o drogas, y el uso de aderezos que contengan azúcares, o grasas transaturadas.
  • Complementarnos con buena suplementación

¿Sabías que?

La grasa se convierte en dióxido de carbono y agua al momento de “quemarla”.

Un estudio en Australia en la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW, en inglés), reveló que la pérdida de grasa se produce por exhalación de aire y el resto, en forma de agua.

Es decir, casi todo el peso que perdemos se exhala.

«La mayoría de la masa es exhalada como dióxido de carbono; se va por el aire»

“De cada kilogramo de grasa que se pierde, 840 gramos se exhalan en forma de dióxido de carbono a través de los pulmones y los 160 gramos restantes se elimina a través de la orina, las heces, el sudor, la respiración, las lágrimas y otros fluidos corporales” (Ruben Meerman y Andrew Brown, 2014)

Entonces… ¿Con solo respirar pierdo peso? La respuesta es NO.

Debemos de mover los músculos para poder aumentar conscientemente la producción de dióxido de carbono.

El salir a caminar, el probarte ropa, cocinar, aspirar, barrer, entre otras actividades, se aumenta la cantidad del dióxido de carbono.

Causas del sobrepeso:

La obesidad es actualmente uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. Existen diversos factores por lo que podemos desarrollar el sobrepeso:

  • Genética
    • Balance Energético 40 % de influencia.
    • Hijos de padres obesos, entre 50 % y 80 %
    • Control del centro del Hambre.
  • Sedentarismo
    • Falta de Actividad Física
    • Actividad Laboral sedentaria.
    • Confort en las tareas del Hogar.
    • Desplazamientos en coche, moto.
    • Formas de ocio sedentarias.
    • Actividad deportiva mal orientada.
    • Hábitos de socialización desde casa.
  • Estrés crónico psíquico y/o físico
    • Pérdida de Masa Muscular.
    • Disminución del Metabolismo Basal.
    • Reducción de la reserva de Glucosa.
    • Disminución de Testosterona y aumento de Estrógenos.
  • Alimentación
    • Exceso de aporte energético.
    • Distribución errónea de los Macronutrientes.
    • Demasiadas ingestas al día.
    • Consumo de Alimentos procesados y Aditivos
    • Comer por Horarios y no por necesidad.
    • Alimentación social
  • Malos hábitos
    • Consumo de Alcohol y/o Tabaco.
    • Consumo de Azúcar y sus Derivados.
    • Trasnochar.
    • Dormir poco, a deshora, o con luz.
    • Realizar actividades excitantes hasta tarde.

La maldición de la báscula

Hoy en día tenemos que tener en cuenta que no podemos basar nuestra vida y nuestro cuerpo en un par de números (el peso), que, además este puede cambiar tanto durante el día. Es decir…

LA BÁSCULA NUNCA REFLEJA LO QUE EN REALIDAD SOMOS. 

El peso puede fluctuar varios kilos día a día o en el transcurso de un día, esto no refleja pérdida o ganancia de grasa o músculo. El peso puede variar temporalmente por:

  • Los líquidos que consumimos: Necesitamos agua para vivir día a día y nuestro cuerpo está compuesto de agua, es por esto que la cantidad que ingerimos a lo largo del día, va a variar a nuestro peso.
  • Proceso digestivo: tener problemas digestivos o digestión lenta.
  • Sodio: alimentos con alto contenido de sal ocasionan la retención de líquidos.
  • Descuidar la alimentación: consumo excesivo de alimentos no saludables y la falta de ejercicio.

Debemos aprender a no dejar que la báscula defina nuestro estado de ánimo por el resto de todo un día o semana.

Hay que aprender a no desanimarse y seguir motivados para llegar a cumplir nuestro objetivo.

Tampoco debemos de confiarnos en “sí ya perdí peso, puedo comer más de la cuenta”, debido a que esto nos puede llevar a un aumento real de grasa.

Así que hay que saber utilizar la balanza sin dejarnos influenciar por un número.

EL RESULTADO DE UN DÍA NO REFLEJA EL ESFUERZO DE VARIOS DÍAS. 

Balance entre ejercicio y alimentación

El ejercicio y la alimentación deben de ir siempre de la mano. Uno es el complemento del otro, no importa el objetivo. Se recomienda visitar a algún especialista para que nos recomiende la dieta ideal con el ejercicio ideal, dependiendo lo que nuestro cuerpo necesite.

A través de la alimentación sana y la actividad física, podemos disfrutar de una calidad de vida mucho mayor con enriquecimiento personal.

Si quieres bajar de peso debes consumir menos calorías que la que quemas en tu día a día. Mientras que si quieres tener unos músculos bien definidos debes irte por una dieta en la que las proteínas y los carbohidratos son los que deben mandar.” (FullMusculo, 2017)

Si nos restringimos alimentos por sí solos no tendremos resultados eficaces para reducir los kilos de más. También si no nos alimentamos de la manera correcta no habrá ejercicio que nos haga efecto, no podemos exigirle el máximo al cuerpo en el momento de ejercitarnos si no le damos las energías necesarias para que pueda trabajar.

Nutriólogos recomiendan seguir el plato del buen comer, este incluye tres grandes grupos de alimentos naturales, se deben incluir al menos uno de cada uno en: el desayuno, comida y cena.

  • Verduras y frutas: Se aconseja consumir al menos 3 tazas de verdura al día.  
    • Son fuentes de vitaminas, minerales y fibra que ayudan al funcionamiento del cuerpo humano.
  • Cereales: Derivados del trigo, del arroz, maíz, avena, amaranto y las pastas.
    • Son la fuente principal energía que el organismo utiliza para realizar nuestras actividades diarias, como: correr, trabajar, jugar, estudiar, entre otros.
  • Leguminosas y alimentos de origen animal: Lácteos, carne y huevo.
    • Nos proporcionan proteínas que son necesarias para el crecimiento, la formación y reparación de tejidos.

Podemos decir que debemos de dejar de desalentarnos con el “peso” y empezar a cuidar nuestra alimentación y practicar ejercicio debido a que son estos los que nos ayudarán a perder grasa y a estar saludable.

KiffeMyBody ha desarrollado suplementos alimenticios naturales que te ayudan a quemar grasa, a aumentar tu masa muscular y a recuperarte para tener más energía día a día.

NO PIERDAS TU MOTIVACIÓN, PRONTO EMPEZARÁS A VER RESULTADOS.

Visítanos en www.kiffemybody.com